“¿Qué se creyeron estos cabrones? ¿qué? ¿no aplicamos la ley?”, cuestionó este miércoles el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta al señalar los “fraudes” que se cometieron en obras realizadas durante el gobierno del panista Rafael Moreno Valle Rosas.

Durante su conferencia de prensa dio a conocer que rescindirá los contratos que existen con las empresas encargadas del cobro y la publicidad estática en las terminales de la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA).

En el primer caso la concesionaria se lleva el 38 por ciento de los ingresos y en el segundo no aporta nada al gobierno estatal y tiene un contrato por 30 años, indicó.

Expuso que su administración no permitirá que lo que ha ocurrido en Puebla se quede así.

“Si hablas de Tren Turístico: fraude, si hablas de (Museo) Barroco: fraude, si hablas de la plataforma Audi: fraude, si hablas del Teleférico: fraude, si hablas del Estadio (Cuauhtémoc): fraude, si hablas en todos lados… si hablas de CEAS (Comisión Estatal de Agua y Saneamiento): fraude, si hablas del CAPCEE: 162 escuelas pagadas y no construidas, ¡162!, ¡sí!, Qué se creyeron estos cabrones, ¿qué? ¿no aplicamos la ley?”, refirió el funcionario.

En el caso de RUTA y las fallas que se registraron este miércoles en las máquinas de cobro, señaló que se va a permitir a los usuarios que entren libremente mientras se regula la operación.

Obras señaladas

Críticos de Moreno Valle acusaron que el Teleférico es una obra de relumbrón y que, además, tuvo sobrecosto, pues se destinaron más de 1 mil 200 millones de pesos en la puesta en marcha de esa atracción turística.

En la campaña de 2018, David Méndez Márquez y Carlos Figueroa Ibarra, voceros de la entonces coalición “Juntos Haremos Historia”, acusaron que la administración de Moreno Valle firmó contratos con la empresa suiza Bartholet Maschinenbaun AG para esta obra. El primero por 6 millones 11 mil 120 francos suizos, que equivalen a unos 121 millones 304 mil 402 pesos, y el segundo, por 5 millones 508 mil 880 francos suizos (112 millones 783 mil 598 pesos).

El Museo Barroco fue edificado en 2014 y generó obligaciones por 1 mil 742 millones 945 mil 414 pesos para la administración estatal, que se pagarán en 27 años.

En cuanto al Comité Administrador Poblano para la Construcción de Espacios Educativos (CAPCEE), Barbosa señaló que hay obras inexistentes que se habrían realizado en 162 escuelas y por las cuales se habrían desviado 175 millones de pesos.

Hay que recordar que las anomalías han sido adjudicadas al hoy magistrado del Tribunal Superior de Justicia, Jorge Benito Cruz Bermúdez, quien fue titular del CAPCEE durante la gestión morenovallista, por lo que incluso Barbosa ha solicitado que por “dignidad” pida licencia a su actual cargo.

Sobre la construcción de Audi, que requirió más de 17 mil millones de pesos, la agrupación civil Puebla contra la Corrupción y la Impunidad acusó el año pasado que la obra involucra operaciones financieras opacas, adjudicaciones directas de obra pública y la apropiación de tierra con prácticas ilegales.

Respecto al Estadio, cuya remodelación costó casi 700 millones de pesos, la Auditoría Superior de la Federación detectó falta de permisos y de experiencia de las constructoras, trabajos pagados y no ejecutados, así como cambios en aportaciones que correspondían al estado.