El gobierno de Puebla declaró como esenciales las actividades que realiza la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCyA), que fueron suspendidas en abril pasado, ante la pandemia de Covid-19, por lo que este organismo reanudará sus labores el próximo lunes.

La administración estatal publicó su determinación en la edición de este viernes del Periódico Oficial del Estado (POE).

“Se decreta como actividad esencial las labores de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, las Juntas Especiales que la integran, así como del Tribunal de Arbitraje del Estado de Puebla; y su reincorporación a las actividades laborales presenciales propias de su competencia; reanudándose los términos procesales”, se indica en el documento.

Esta semana, abogados laborales de Puebla manifestaron su malestar por el abandono en que las autoridades del estado y la Secretaría del Trabajo tienen a la JLCyA, al Tribunal de Arbitraje y a la Procuraduría de Defensa del Trabajo.

La queja de litigantes fue que estas oficinas y las de las seis juntas especiales llevan casi cinco meses cerradas, sin que hasta el momento hubiera fecha para la reanudación de actividades.

Sobre el tema, el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta señaló el pasado viernes que sería esta semana cuando la Junta reabriría sus puertas.

“Ya es el momento que se abra, espero que lo podamos hacer la otra semana próxima”, expresó.

En el acuerdo se indica que será la JLCyA, la que decidirá los protocolos –fechas– a seguir para la reanudación de sus actividades, sin embargo, se indica que personas con enfermedades crónicas no trasmisibles como diabetes, hipertensión, enfermedades pulmonares, hepáticas, metabólicas, obesidad mórbida, insuficiencia renal, lupus, cáncer, enfermedades cardiacas, entre otras, asociadas a otras, no podrán regresar a las oficinas.

Las personas mayores de 60 años, así como mujeres embarazadas o en lactancia, tampoco tendrán que regresar a las actividades presenciales.