El secretario de Movilidad y Transportes (SMT), Guillermo Aréchiga Santamaría, sostuvo que unas seis mil unidades del transporte público están conectadas al Centro de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C5), de un universo de 14 mil vehículos, lo que implica un 43 por ciento.

La información proporcionada por el funcionario contrasta con los datos de concesionarios, que afirman que solo unos 400 vehículos cumplieron con la conexión.

La semana pasada privaron los asaltos a unidades del transporte público en la capital del estado, con seis atracos en únicamente tres días.

"Dame la cartera o te meto un plomazo", fue una de las tantas amenazas que tres hombres y dos mujeres usaron para intimidar a pasajeros de la unidad 4 de la ruta 64-A en inmediaciones de la colonia Santa María, por señalar un caso.

La crisis económica complicó la conexión

El secretario indicó que de unas 14 mil unidades activas, seis mil sí están conectadas al C5, pues en muchos casos, la crisis económica generada por la pandemia de coronavirus impidió que los concesionarios pudieran contratar el servicio de internet y cámaras de videovigilancia.

“Estamos hablando de seis mil unidades de un total de 10 mil que es posibles contactarlas, hay otra parte que es un total de 14 mil unidades concesionadas como hemos referido, sin embargo, en algunas partes del estado aún no tenemos cobertura de la señal e internet y para que funcionen en tiempo real deben tener siempre con la posibilidad de contar con internet y los datos necesarios para intervenir”, explicó.

Tras acudir a la Ceremonia Conmemorativa al CCLV Aniversario del natalicio del General José María Morelos y Pavón, Aréchiga indicó que el proyecto de modernización del transporte público sigue en pie, por lo que se solicitará a los concesionarios que faltan que adquieran los equipos necesarios para conectarse y con ello evitar asaltos.

Debe recordarse que integrantes de la Unión de Transportistas aseguraron en agosto pasado que el plan fracasó debido a que no cuentan con los recursos para adquirir videocámaras y planes de internet, así como porque el C5 no cuenta con la capacidad necesaria para recibir la señal de más de 10 mil vehículos.

Sobre el tema, el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta también anunció una investigación para conocer los motivos del fracaso del proyecto.