Ricardo Monreal, coordinador de Morena en el Senado, hizo un llamado a Marcelo Ebrard y Porfirio Muñoz Ledo a no profundizar en los abismos de las diferencias al interior de Morena y pugnar por la unidad del movimiento, pues ambos son indispensables para la transformación de la vida pública del país.

En la víspera, Muñoz Ledo aseguró que si llega a la presidencia de Morena solicitará a Ebrard abandonar la militancia del partido, pues tiene prisa de convertirse en Presidente de la República. Días después dijo que no se trató de una amenaza para el canciller, sino de una advertencia porque “así lo haré implacablemente aunque me muera ese día”.

A su vez, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, dijo estar vacunado contra la calumnia y mezquindad y aseguró que el único proceso en el que está involucrado por ahora es en conseguir la vacuna contra covid-19 y no está impulsando a ningún candidato para ocupar la dirigencia de Morena.

Ricardo Monreal mencionó que no le gusta que haya confrontación entre compañeros, sobre todo cuando Muñoz Ledo es un símbolo de la vida democrática y Ebrard uno de los mejores colaboradores del presidente, que se destaca por su lealtad y su eficacia.