Científicos de la UNAM diseñó un método para detectar el covid-19 por medio de saliva, método que es 50% más económico que la recolección con hisopos en nariz y garganta.

Además, esta estrategia disminuiría considerablemente el riesgo de contagio en quienes aplican la prueba, pues las pruebas tradicionales para covid-19 necesitan de mayor protección por parte del personal médico, pues si el paciente estornuda o tose deben desinfectar todo cuidadosamente, cambiarse el cubrebocas especial y las gafas de protección, así como los guantes y la bata.

La viróloga del Departamento de Genética del Desarrollo y Fisiología Molecular del Instituto de Biotecnología (IBt), Susana López Charretón, informó que se quieren únicamente dos mililitros de saliva para realizar la prueba que, junto con su equipo, ya ha aplicado en paciente de Morelos. 

“Con el método de la saliva se puede hacer la autotoma, con lo que se ahorran insumos y el procesamiento puede ser más rápido. Esto no tiene nada qué ver con la prueba diagnóstica, que sigue siendo el RT-qPCR, el indicador de oro para la detección del virus”.

Charretón informó que debido a la alta demanda de los materiales y los reactivos para la toma tradicional con hisopos, sumado al tipo de procesamiento de las muestras, a nivel mundial se ha dado un desabasto de las pruebas RT-qPC (Reacción en Cadena de la Polimerasa con Transcriptasa Inversa, por sus siglas en inglés) o de detección genética viral.

De esta manera, las pruebas elaboradas por la UNAM presentan un mayor y más rápido acceso.

“Si queremos que los empleados de una fábrica regresen, lo ideal sería muestrear un porcentaje representativo de ellos, como lo piden las autoridades de Ciudad de México. Los mismos requerimientos son para los trabajadores de la UNAM y los niños en edad escolar”, explicó la investigadora.