El secretario de Gobernación de la capital de Puebla, René Sánchez Galindo, debe presentar pruebas contundentes de sus acusaciones contra Antorcha o dejar de declarar cosas que no sabe, afirmó el vocero de la organización, Aquiles Montaño Brito.

Sánchez Galindo exigió a la Fiscalía General del Estado que “apresure” la investigación de las 20 denuncias que el ayuntamiento interpuso contra comerciantes ambulantes antorchistas, en las que se nos acusa de “asociación delictuosa”, “lesiones hacia trabajadores del ayuntamiento” y “utilizar grupos de choque”.

En un comunicado de prensa, Antorcha exigió a Sánchez Galindo “que pruebe todas sus acusaciones, que muestre fotos de las lesiones, que presente a los lesionados con los golpes, que muestre hechos de la asociación delictuosa o de los famosos grupos de choque”.

            “De no presentar las pruebas, René Sánchez quedará como un hablador con poder, que usa a la prensa para acusar injustamente a un grupo de ciudadanos que solo le piden una cosa al gobierno de Claudia Rivera: un lugar para poder trabajar y llevar un pan honrado a la familia”, dijo Montaño Brito.

Según Antorcha, el número de ambulantes ha crecido en la capital de Puebla dada la mala política económica del Ayuntamiento y por la crisis derivada de la pandemia.

“Pero a René no se le ocurre resolver y él quiere reducir el número de ambulantes enviándolos a la cárcel. No es novedad: es la política que usa AMLO en la presidencia, es la política que usa Barbosa en el gobierno estatal y es la nueva política de Claudia Rivera. Esa es, pues, la política de Morena”, dijo Aquiles Montaño.

“Los antorchistas le exigimos a René que deje de reprimir a los ambulantes (como se ha mostrado en videos en las redes sociales). El mismo René reconoció que el ayuntamiento, por malas prácticas, ha dado de baja a 33 elementos de la vía pública y que ha ordenado 14 procesos en Contraloría por abuso de autoridad y retiro de mercancía (de ambulantes) fuera de las normas. Es decir, él mismo comprueba que son unos intolerantes y golpeadores de comerciantes”, concluyó.