La complicidad entre propietarios de medios de comunicación y el gobierno en turno, impide que en Puebla se transparente el dinero que se entrega a la prensa a través de contratos oficiales y no oficiales.

Es situación puede denominarse “prostitución” o “regenteo” de periódicos, radio, televisión, medios digitales, etcétera y se traduce también en una carencia de medios de comunicación independientes y comprometidos con la ética y la veracidad.

A esa conclusión llegaron periodistas que este jueves participaron en el foro “Elecciones y dinero público en medios de comunicación”, que convocó la organización Puebla contra la Corrupción y la Impunidad, quienes advirtieron que el control de la prensa que actualmente impera en Puebla se verá reflejado en el desarrollo de los comicios de 2021.

Ven gris panorama

Durante el foro, el periodista Ernesto Aroche expuso que solo durante el sexenio del panista Rafael Moreno Valle, el dinero entregado oficialmente a los medios de comunicación de Puebla a través de convenios publicitarios ascendió a más de dos mil millones de pesos.

Sobre el tema, el también periodista Israel Velázquez señaló que esa suma, que resulta estratosférica, no es ajena a las que otros gobiernos han entregado a dueños de periódicos, revistas, estaciones radiofónicas o canales de televisión en el estado.

Ante tales cantidades de dinero, señalaron que los dueños ven más a sus medios de comunicación como un modelo de negocio y no como una plataforma para hacer periodismo, en la que se comprometan con una labor seria y de crítica al gobierno en turno.

Aroche y Velázquez coincidieron en que no se debe satanizar la publicidad oficial, pues es un medio de ingresos para los medios de comunicación, pero sí es necesario que los montos se transparenten y que estos no afecten la línea editorial, en busca de la manipulación de la opinión pública para favorecer la imagen de algún funcionario o personaje político.

En ese sentido, coincidieron en que también es necesario que haya una audiencia más crítica, que los lectores, radio escuchas o televidentes cuestionen los contenidos que ofrecen los medios de comunicación, pues ello puede ser un contrapeso a los efectos de la publicidad oficial.

“Yo dejaría, más bien, el balón en la cancha de la audiencia. En la medida en la que tengamos audiencias críticas, audiencias exigentes, que cuestionen el trabajo deficiente de los medios de comunicación, creo que esto obligará a hacer un mejor trabajo…”, expuso Aroche.

Los medios como camaleones en cada sexenio

Por su parte, la periodista Rubí Soriano destacó durante el foro que en cada cambio de gobierno estatal en Puebla surgen nuevos medios de comunicación, mientras que la mayoría de los existentes viran y se alinean a los intereses del grupo de poder en turno.

Como ejemplo, el periodista Ernesto Aroche expuso los casos de los periódicos La Crónica y Contrarréplica que prácticamente nacieron con el gobierno de Luis Miguel Barbosa, así como el cambio de la directiva del periódico 24 Horas, que antes estaba ligado a Eukid Castañón, quien fue el principal operador político de Rafael Moreno Valle.

e-consulta, ejemplo de censura

En tanto, el periodista Sergio Mastretta explicó que uno de los casos en que se coarta la libertad de expresión a través de los convenios publicitarios y de demandas por supuesto daño moral, es el periódico digital e-consulta.

El comunicador recordó que funcionarios ligados al gobierno del estado y el líder del Congreso local, Gabriel Biestro, presentaron demandas en contra del portal digital, las cuales están sostenidas por un mismo equipo de abogados. 

Mastretta consideró necesario que el dinero que se entrega a los medios de comunicación no debe estar a cargo del gobierno del estado, sino de una estructura, también gubernamental, pero independiente del Ejecutivo.