Por primera vez desde que inició la cancelación de puestos de trabajo formal por efecto de la pandemia por el Covid-19 en marzo, el país registró en agosto números positivos con 92,390 plazas laborales dadas de alta en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

El mes pasado el número de altas laborales fue 152 % mayor que el registrado en el mismo mes en 2019, cuando se contabilizaron 36,631puestos de trabajo.

El número de nuevos empleos permanentes para el octavo mes del año fue apenas mayor que el de los eventuales, al sumar a 47,785 plazas, en donde se firman contratos por tiempo indeterminado; mientras que los eventuales fueron 44,605 plazas. En términos proporcionales, los contratos por tiempo eventual representaron 48% de las altas laborales, la tasa más alta para un mes de agosto en cuando menos una década, según una nota de El Economista.

No obstante, la recuperación por la cancelación de empleos entre los meses de marzo a julio aún está lejos; la pérdida fue de un millón 117,584 puestos de trabajo, con lo que la recuperación de plazas del mes de agosto representa apenas 8.2% de los puestos de trabajo perdidos.

 

Al 31 de agosto del 2020 había 19 millones 588,342 trabajadores inscritos en el IMSS, siendo esta cifra 4.1% inferior a la observada hace un año y 5% inferior a los 20 millones 613,536 empleados registrados en febrero del 2020, previo al inicio de las medidas de distanciamiento social para contener la propagación del Covid-19.

En comparaciones anuales, la peor caída del empleo formal se observó en julio (-4.4%), último mes en el que se perdieron puestos de trabajo de los cinco que duró la sangría laboral causada por la cuarentena por la irrupción del coronavirus SARS-Cov2. Este descenso fue mayor que el observado en el peor momento de la crisis del 2009 (junio, -4.2%), pero inferior al registrado en el clímax de la crisis de empleo de 1995 (noviembre, -9.3 por ciento).