En Italia, la muerte de un joven negro generó toda una reacción en contra del lamentable hecho debido a fue ultimado a golpes por cuatro jóvenes blancos que cuentan con antecedentes penales de violencia y con ideas de ultraderecha.

Dicho acontecimiento conmocionó a todo el país e incluso el primer ministro, Giuseppe Conte, y todos los partidos políticos expresaron sus condolencias.

Se trata de Willy Monteiro Duarte, un joven de 21 años nacido en Roma de padres originarios de Cabo Verde. Willy perdió la vida entre el 5 y el 6 de septiembre, en Colleferro, cerca de Roma, tras recibir una paliza por los jóvenes de entre 22 y 26 años que ya han sido detenidos.

Entre los detenidos se encuentran los hermanos Marco y Gabriele Bianchi y Francesco Belleggia, a quienes se acusa por homicidio doloso agravado con motivos fútiles, mientras que los investigadores han descartado el racismo como la causa del asesinato.

La cara sonriente del joven ahora figura en distintas páginas de internet, espacios en televisoras y hasta periódicos del país debido a la violencia con que fue ultimado.

Trascendió de acuerdo con medios locales que Willy Monteiro aspiraba a ser cocinero y que soñaba con jugar al futbol con “La Roma”, equipo por excelencia de dicha ciudad.