El gobernador Luis Miguel Barbosa consideró que no sería delito alguno pedir al ex director de Pemex, Emilio Lozoya Austin, que ayudara a reubicar a su hermano de sede laboral, como según lo reveló el ex funcionario federal.

Sin embargo insistió en que es falso que haya hecho la petición y puso en duda que vaya a presentar una demanda por daño moral en contra de Lozoya.

Barbosa Huerta calificó como un “señalamiento menor” la acusación que el exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) Emilio Lozoya hizo en su contra, al supuestamente pedir un favor laboral para su hermano.

En su conferencia de prensa de este jueves, destacó que en la declaración que se difundió el miércoles no se le señala por solicitar dinero, como se difundió desde julio pasado, por lo que consideró que no es un asunto grave.

“(…) finalmente se conoció como filtración la denuncia de hechos de Emilio Lozoya en la que no aparezco. Todo lo demás fue versión periodística; así se mueven las cosas. No aparezco señalado por Lozoya cometiendo un delito, dándome dinero por alguna participación legislativa en momentos de la Reforma Energética (…) es un señalamiento menor, no es constitutivo de ningún delito”, declaró.

Duda presentar denuncia por daño moral

Además el gobernador se refirió a la declaración de Lozoya que circuló desde el miércoles, e indicó que aunque su nombre sí figura en el documento, no es por recibir 100 mil dólares a cambio de su respaldo a la Reforma Energética, sino por supuestamente pedir un favor para su hermano.

Barbosa insistió en que el señalamiento es falso y solicitará a Pemex una constancia para acreditar los lugares en los que su familiar laboró, pues según el exdirector de la paraestatal, en 2013 le pidió que lo trasladara de Guerrero a las oficinas centrales de la Ciudad de México.

En ese contexto, el gobernador señaló que ya no está firme su intención de presentar una demanda por daño moral contra Lozoya, como lo afirmó el martes, cuando se difundió que había recibido sobornos, aunque dijo que analizará el tema.

De acuerdo con la versión inicial, Lozoya habría entregado 80 millones de pesos a siete exlegisladores, entre los que además de Barbosa, que era presidente del Senado en 2013, también estaban Ricardo Anaya, Ernesto Cordero, David Penchyna, José Luis Lavalle Maury, Salvador Vega Casillas, así como Francisco Domínguez, hoy gobernador de Querétaro.

Cucarachos van y vienen

El gobernador se dijo tranquilo respecto al tema de Lozoya, pues se dijo acostumbrado a los ataques mediáticos tras las elecciones ordinarias de 2018, en las que fue objeto de ellos.

“No descarto alguna acción legal en contra de quien manche mi nombre. Bueno, aquí en Puebla todos los días me difaman... cucarachos van, cucarachos vienen y ahí andan, volando. No pasa nada, no pasa nada; estamos tranquilitos; no me altera nada, mantengo un equilibrio en mi forma de ser; soy un hombre medido, no me altero”, acotó.