La compañía Hasbro lanzó a la venta la muñeca Poppy, protagonista de la segunda parte de “Trolls 2”. Sin embargo, no tardó en generar polémica y tras una petición en la página Change.org que tuvo más de 235 mil firmas, la compañía retiró la muñeca del mercado.

Una madre de familia publicó en redes sociales que la muñeca tiene dos botones: uno en el estómago y el otro, entre las piernas, debajo de su falda, lugar que considera inapropiado. Además, la muñeca “jadea y ríe” al oprimir dicho botón, pues emite sonidos como “Wiiii” y “Oh”.

Desde esta perspectiva, la madre indicó que se estaba condicionando a los niños a pensar que la pedofilia está bien. Por ello, dijo que dicha muñeca tenía que salir del mercado, cuestionando “qué hay de gracioso cuando alguien toca tu área privada” y agregando que no es correcto normalizar el abuso de menores.

Al respecto, Julie Duffy, la portavoz de Hasbro, señaló que, aunque la ubicación del botón pareciera inapropiada, nunca fue intencional promover algún tipo de abuso infantil, pues la intención de dicho botón consistía en que la muñeca reaccionara cuando estuviera sentada. Del mismo modo, indicó que brindarán una Poppy de reemplazo de valor similar, a través de su equipo de atención al consumidor.

Foto: Captura de pantalla Twitter / @SamParkerSenate