La Secretaría de Seguridad Pública Estatal intentó justificar la detención de dos de sus elementos adscritos a la Policía Estatal Preventiva por parte de elementos de la Guardia Nacional, al señalar que los uniformados realizaban una detención por posesión de drogas, pero no aclaró porqué atacaron a los elementos federales.

A través de un comunicado la Secretaría de Seguridad Pública Estatal informó la tarde de este viernes que aproximadamente a las 2:00 de la madrugada los elementos realizaban la detención de dos personas identificadas como Sergio y Guadalupe, los cuales presuntamente estaban en posesión de ocho dosis de cristal.

El comunicado señala que los dos policías, identificados como Israel P. C. y Nicolás J. L., fueron trasladados por personal de la Guardia Nacional y de la Policía Municipal de Puebla a las instalaciones de Rancho Colorado por el delito de homicidio en grado de tentativa con el agravante de ser cometido en contra de servidores públicos.

Según la SSP, los elementos de la Guardia Nacional intervinieron ante el señalamiento de una mujer que pidió apoyo al señalar que sus familiares habían sido detenidos y los estaban extorsionando, sin embargo la dependencia asegura que la mujer no ha acudido al Ministerio Público para ratificar los señalamientos.

La versión de la Guardia Nacional

Aunque algunos puntos coinciden con la versión oficial de la SSP, el reporte oficial que elaboró el personal de la Guardia Nacional sobre estos hechos tiene datos extra que no fueron aclarados por la dependencia, tales como el hecho de que el personal del 18 Batallón de la Guardia Nacional señala que ellos fueron la única corporación que intervino, sin la Policía Municipal de Puebla.

Asimismo los elementos de la Guardia Nacional señalan que si bien el motivo de la intervención fue a petición de una mujer a la que encontraron sobre recorrido en el Bulevar Clavijero y que con credencial de elector se identificó como Flor Lucero A. T., de 27 años de edad, finalmente la detención se realizó por un hecho diverso.

En su comunicado la SSP no explicó por qué una de las patrullas que participó en la supuesta detención se dio a la fuga, como lo establecieron los elementos de la Guardia Nacional y tampoco explican por qué la patrulla que se quedó en el lugar atropelló al oficial Mario Alberto V. de la Guardia Nacional, al que  incluso arrastró por 20 metros, hecho por el cual se les acusa de tentativa de homicidio.

Según la Guardia Nacional, ellos tuvieron que disparar contra el neumático de la patrulla con número económico 1009 para evitar que se dieran a la fuga. Los policías estatales Israel y Nicolás habrían tratado de huir a pie por lo que los elementos de la Guardia Nacional tuvieron que darles alcance y detenerlos por la fuerza.

Esto último coincide con el aspecto de los policías en un par de fotografías que se filtraron tras su detención, donde se puede ver que su uniforme está lleno de tierra e incluso presentan sangre en el rostro, situación que tampoco fue explicada por la SSP en su comunicado.

Adicionalmente fuentes oficiales de la Secretaría de Seguridad Ciudadana del municipio de Puebla consultadas por este medio señalaron que su única intervención en el caso fue para proporcionar los formatos del Informe Policial Homologado (IPH) a los elementos de la Guardia Nacional que llegaron a sus oficinas en Rancho Colorado con los policías ya detenidos.

Por su parte la Fiscalía General del Estado a través del área de comunicación social confirmó que los dos policías fueron puestos a disposición del agente del Ministerio Público para determinar su situación legal y desahogar el caso conforme a derecho y con base en los elementos de prueba.