Una reducción del 26 por ciento registran los homicidios violentos ocurridos en Puebla durante los meses de enero a julio de 2019 y el mismo periodo de 2020.

De acuerdo con el conteo diario que realiza el gobierno federal, en los primeros siete meses de 2019 ocurrieron en Puebla 652 asesinatos, mientras que hasta julio de este año los casos sumaron 484, lo que implica una diferencia de 168 delitos menos.

El gobierno federal construye a diario un informe de homicidios violentos en las entidades del país, con base en datos que aportan las secretarías de Seguridad Pública y de Gobernación.

 

¿Cómo se comportó el delito?

Únicamente durante julio de este año ocurrieron en Puebla 66 homicidios, cifra que se suma a las reportadas en enero (70), febrero (77), marzo (90), abril (71), mayo (53) y junio (57).

Los casos del año pasado se desglosan de la siguiente manera: enero (82), febrero (116), marzo (83), abril (88), mayo (90), junio (77) y julio (116).

Del total de víctimas reportadas en este año, 351 eran hombres, mientras que se reconocieron a 63 mujeres y en 70 casos no se pudo identificar el cuerpo.

Según los datos recabados por la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, la capital de Puebla concentra 137 homicidios que equivalen al 28.4 por ciento del total de casos en la entidad.

Después de la capital del estado, sobresalen con mayor incidencia los municipios de San Martín Texmelucan (36), Izúcar de Matamoros (21), Tecamachalco (20) y Amozoc (17).

Los reportes federales también muestran que Acatzingo (15), Atlixco (14) y Chignahuapan (12), figuran entre los municipios que reportaron más de 10 crímenes durante los primeros siete meses del año.

Huejotzingo y Tehuacán reportaron 11 homicidios cada uno, mientras que Huauchinango, Coronango y Palmar de Bravo, registraron una decena de asesinatos cada uno.

Son 74 municipios los que concentran los 160 homicidios restantes, entre los que destacan Cuautlancingo y San Andrés Cholula, con nueve víctimas respectivamente.