La Villa iluminada de este 2020 en Atlixco está sobre la mesa de las autoridades municipales y de los organizadores, esta es la última esperanza para los prestadores de servicios para poder sacar a flote sus negocios este año.

El evento que se convirtió en tan solo siete años en el más importante a nivel estatal en cuanto a derrama económica tiene un reto por la pandemia del covid-19.

Cuestionado recientemente al respecto, el alcalde de Atlixco, Guillermo Velázquez Gutiérrez, señaló que tiene la confianza de que se pueda realizar por el bien económico de todos, pero no se quiere aventurar a asegurarlo porque dependerá mucho de cómo se vaya comportando el contagio en Puebla y sobre todo en Atlixco.

Lo que sí, aseguró, ya se planeó es hacerla mucho más pequeña, para que se pueda tener un mayor control de los asistentes, así como las medidas de prevención que son absolutamente necesarias para la mitigación del contagio.

La reducción, sectorización  y privatización de la Villa Iluminada es un tema que viene latente desde hace dos años, pero que en el 2019 se acentuó debido a los diversos conflictos por vender y controlar la vía pública, después de eso los organizadores, Ricardo Camacho y su grupo de socios, en hacerla por sectores cerrados, como el pabellón de Nikolaus, Lumina y las áreas gastronómicas, permitiendo solo en esas áreas la iluminación y la actividad artística, algo que bien podría aplicarse en este 2020 por el covid-19.