Áreas clave del gobierno federal y de la Ciudad de México sufren carencia de equipos de cómputo y hasta de papel de baño debido a la austeridad y los ajustes adicionales.

“El desmantelamiento de los servicios básicos y operativos federales en Hacienda, Economía, Trabajo, Salud, afectan la operación: no hay oficios a tiempo, no hay autorizaciones de temas urgentes, no hay internet, no hay copias, servicios de mensajería, hay áreas totalmente muertas”, comentó un funcionario del IMSS al diario El Financiero.

A su vez, un jefe de área de la Secretaría de Finanzas de la CDMX, reveló: “tenemos áreas con 50 personas laborando y donde hay sólo dos teléfonos y 15 computadoras, y muchas no funcionan por obsoletas; la comunicación interna es vía celular de los propios empleados, la sistematización de la información esencial es lentísima y hay graves retrasos en oficios, autorizaciones de acciones esenciales que no avanzan”.

En la Coordinación General de Administración de la Fiscalía General de Justicia de la CDMX, afirmaron que “los recortes afectarán con montos de faltantes de alrededor 6 millones de pesos en electricidad, 10 millones en vigilancia, los insumos para la oficina adquiridos son de tan mala calidad, que los empleados prefieren llevar sus propias plumas, lápices…”.

“Los teléfonos son insuficientes y sólo de uso interno, los empleados usan sus propios celulares, no hay servicios de mensajería. En cambio, hay gastos absurdos, como el construir de urgencia un túnel sanitizante que sólo funcionó con agua y lo retiraron por inoperante”, expresaron.