En los sanitarios del Cereso de Ciudad Serdán, fue hallado sin vida un interno de 26 años, originario de Veracruz.

Aunque se presume que se trató de un suicidio, el hecho ya es investigado por las autoridades ministeriales.

Ayer cerca de las 7 horas, compañeros de la víctima lo encontraron suspendido de una cuerda que sujetó al cuello y ató a una especie de barra en la zona de baños.

Tras el hallazgo se dio aviso a los custodios y a las autoridades penitenciarias quienes al confirmar que el joven carecía de signos vitales, solicitaron la intervención de la Fiscalía de Puebla.

En el lugar, los agentes estatales de investigación procedieron a las diligencias del levantamiento de cadáver de quien respondía al nombre de Marco Antonio N, el cual a pesar de no tener una sentencia por los hechos que se le acusaban, se encontraba en el área B4 de sentenciados.

La Fiscalía de Puebla ya investiga el caso para esclarecerlo.