Los tres agentes de la SSP atacados el jueves por una turba en Tonantzintla habían capturado a un ladrón, por lo que una pariente del presunto delincuente incitó al linchamiento, señaló el gobernador Miguel Barbosa Huerta.

Esta es la versión de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), pero hay otras, reconoció este viernes el mandatario de Morena, quien dijo que por eso se reservaría una opinión al respecto.

En su rueda de prensa matutina admitió que aún no tiene una versión oficial de lo ocurrido en la junta auxiliar de Santa María Tonantzintla y esperará los informes de la Fiscalía General del Estado (FGE).

“Lo de Tonanzintla no quisiera opinar, porque todavía son versiones. La versión de SSP es de un robo de auto denunciado por su propietario”, refirió.

De acuerdo con esa versión —explicó— un hombre denunció el robo de su vehículo, así que pidió auxilio al número de emergencia y al lugar arribaron tres elementos del área de Inteligencia de la SSP, en una unidad no rotulada.

Sostuvo que los oficiales lograron detener al sospechoso en el atrio de una iglesia, donde pretendía refugiarse, pero del interior del templo salió una mujer a la que se identificó como tía del presunto delincuente y fue quien convocó al linchamiento.

“Cuando el presunto ladrón del vehículo llegó a refugiarse al atrio de la iglesia ahí lo aprehendieron. Ahí salió una mujer identificada, pero no voy a decir quién es, no tiene un cargo público, pero tiene una función, parece que es tía del presunto ladrón y empezó a gritar: ¡quieren robar a la iglesia, quieren robar a la iglesia! y entonces llega la gente, se arremolina, como siempre, los detienen (a los policías) y los golpean y queman dos vehículos, uno de la SSP y un vehículo particular que no sabemos de quién es”, relató el gobernador.