Aunque Volkswagen de México evitó fijar una clara postura sobre si acatará o no el decreto del gobernador Miguel Barbosa Huerta, el Sindicato Independiente Trabajadores de la Industria Automotriz Volkswagen (Sitiavw) reiteró que los trabajadores regresarán a las actividades en la planta de VW hasta que el gobierno estatal lo autorice.

A través de un video difundo en la cuenta de Facebook del Sitiavw, José Manuel Aburto Hernández, secretario de Educación Prensa y Propaganda, recordó “que el gobierno del estado el pasado 22 de mayo publicó un decreto mediante el que estableció que en el estado de Puebla no existen condiciones para reactivar actividades en la industria automotriz y el ramo de la construcción".

"Será el mismo (gobierno) que restablezca las actividades productivas conforme al semáforo Covid-19 que se está integrando, siendo un instrumento que ayudará a definir criterios para poner en marcha en Puebla la nueva normalidad, por lo que estaremos atentos a la presentación del mismo para contar con información veraz y certera que se les será comunicada", señaló.

Aseguró que cuando el gobierno estatal dé luz verde para el regreso, éste será paulatino y escalonado. También dijo que el pasado viernes 22 de mayo se reunieron con el secretario del Trabajo, Abelardo Cuellar, para conocer la postura de esa dependencia en torno al próximo regreso a las actividades laborales para recibir orientación y establecer nexos con el gobierno federal.

La postura sindical dista de la posición de la empresa Volkswagen de México que en un comunicado emitido este lunes destacó que ha adoptado medidas de seguridad sanitaria para garantizar la salud de sus colaboradores en el reinicio de sus actividades, a pesar de que el gobierno dude que sean suficientes.

Tomando en cuenta las consecuencias que representa seguir parados en su cadena de suministro y producción, tanto a nivel nacional como el extranjero, señaló que en este momento no abordaría el tema del reinicio de actividades pero estableció que actuará conforme a derecho en cuanto el decreto de Miguel Barbosa deje de tener efectos.

El acuerdo salarial para la suspensión por emergencia sanitaria pasó del 75 al 65 por ciento del salario acordado hasta el 31 de mayo, además está en puerta la negociación anual entre el sindicato y la empresa para el ajuste salarial.