La Auditoría Superior de la Federación (ASF) llamó a comparecer a la actual titular de la Secretaría de Desarrollo Rural de Puebla, Ana Laura Altamirano Pérez, por supuestas irregularidades como ex funcionaria federal, que ascienden a 2.2 millones de pesos.

Así se señala en los detalles del proceso DGR/B/05/2020/R/15/081 publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), que incluye a diferentes funcionarios que laboraron en la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), durante del sexenio del ex presidente Enrique Peña Nieto.

En el caso de Altamirano Pérez se señala que cuando fungió como directora de Apoyos para la Producción Agrícola, omitió supervisar, vigilar y controlar la ejecución del Programa de Fomento a la Agricultura, Componente Programa de Incentivos a Productores de Maíz y Frijol (PIMAF) 2015.

De acuerdo con la ASF, la ahora secretaria poblana suplía al titular de la unidad responsable y autorizó el uso de recursos públicos federales a través del oficio número 311.03.3465/2015 de fecha 1 de octubre de 2015.

El beneficiado fue el proveedor AGRO INGENIERÍA AGRÍCOLA S.A. DE C.V. a quien se adquirieron 527 paquetes tecnológicos, sin que las actas de entrega recepción siguieran el proceso administrativo previsto.

Para la auditoría, este error propició que no se pudiera verificar la calidad y cantidad de los apoyo y que esto supone un presunto daño a la hacienda pública federal por 2.2 millones de pesos.

Tras la publicación de la información de la ASF se buscó un posicionamiento de la administración del gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta, sin embargo se descartó alguna postura.