A través de un comunicado, los comerciantes del tianguis de San Martín Texmelucan, adheridos al Movimiento Antorchista, pidieron al gobernador Miguel Barbosa que les permita reincorporarse a sus puestos de trabajo, pues llevan 8 semanas sin poder laborar, lo que ha hecho mella en su economía y la de sus familias.

Son más de 2 mil 500 comerciantes y 4 mil 500 trabajadores, adheridos a Antorcha, quienes se ven afectados con la restricción del gobierno de Barbosa. 

“Dejamos de trabajar desde el 30 de marzo pasado, llevamos ya ocho semanas sin vender absolutamente nada. La consecuencia de esto es clara: nos hemos quedado sin dinero para mantener a nuestras familias”, afirma el comunicado, resaltando también que, en suma, son 28 mil personas las que se han quedado sin sustento.

Los comerciantes pidieron a los gobiernos estatal y municipal “sanitizar el tianguis, entregar cubrebocas a todos los compradores que no los traigan” y se comprometieron, a su vez, a que “con las mayores medidas posibles, lavaremos con cloro nuestros puestos, ofreceremos gel antibacterial a los compradores y garantizaremos espacio suficiente para evitar aglomeraciones, como se hace en los supermercados”.

Denunciaron también que han solicitado “por escrito y en diversas reuniones” el regreso a su centro de trabajo, apoyo económico directo y despensas para los comerciantes más vulnerables, sin embargo “hasta la fecha, no hemos recibido respuesta y al parecer nuestra demanda se quedó atorada entre los oficios que nadie nunca lee”.

“Nosotros pedimos que nos dejen vender, porque nuestras familias padecen hambre”, afirmaron.