La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en  Puebla, rechazó el decreto del gobierno del estado donde establece que se concluyen las clases presenciales del ciclo escolar 2019-2020 a partir del 30 de junio, y aseguró que no fue hecho por expertos y no se tomó en cuenta a los docentes y padres de familia.

Los voceros de la CNTE, Juan Durán Martínez y Jorge Cabrera, dijeron que "el decreto que emitió el gobierno del estado se funda más en la parte jurídica federal y no tanto en las condiciones del diagnóstico, es decir, el decreto no dice en qué condiciones han venido operando los docentes, los padres de familia y los alumnos".

Consideraron que el decreto está dando por hecho que la pandemia por el Covid-19 se va a acabar en agosto y "no puede dar por hecho que vamos a regresar los maestros, administrativos y estudiantes a las actividades presenciales".

Señalaron que es indudable que va a darse un rezago educativo, sin embargo precisaron que todavía no están en posibilidad de medir está afectación.

"Entre otras cosas estamos diciendo que las áreas marginadas en el estado de Puebla más del 70 por ciento de estudiantes no pudieron tener acceso a estos aprendizajes a distancia, por lo que ya dijimos que el problema es que la Secretaría de Educación Pública local no ha definido un programa claro y preciso para actuar en estas circunstancias", señalaron.

También dijeron que no hay un programa claro y preciso que equilibre el aprendizaje y en muchos lados los maestros están agobiando con trabajos excesivos a los alumnos y los padres de familia también están desesperados porque no tienen la práctica didáctica para acompañar a sus hijos.

Precisaron que lo que se aprende a la fuerza y con dolor, al final no sirve y en el caso de Puebla se está dando mucho que los estudiantes tienen mucha carga de trabajo y que esto les está generando un estrés que al final, el aprendizaje lo están considerando como una experiencia muy dolorosa.

Ratifican oposición a la Ley de Educación

La CNTE también aprovechó para ratificar su oposición a la Ley de Educación de Puebla, que consideraron que se aprobó en completa opacidad y no se tomaron en cuenta las voces de los actores que participan en el ámbito académico.

“La CNTE exige limpiar de corrupción al sistema educativo poblano y lo hagan en función de necesidad educativas", señalaron.