El PAN exigió a la alcaldesa de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, investigar y sancionar la compra de los 12 respiradores artificiales usados que se donarían al gobierno del estado para atender a enfermos de Covid-19.

La dirigencia municipal y los regidores demandaron la inmediata comparecencia del secretario de Administración, Leobardo Rodríguez Juárez, encargado de la adquisición del equipo médico, para que se finquen responsabilidades a todos los funcionarios involucrados.

A través de sus redes sociales, el dirigente panista Jesús Zaldívar Benavides acusó que los hechos exhiben indicios de corrupción y exigió que se castiguen.

“Le solicitaré de la manera más atenta a los Regidores de @AccionNacional que en sesión de cabildo del @PueblaAyto se investiguen y sancionen a los responsables de estos abusos ¡No más corrupción!”, señaló.

Luego de esto el coordinador de los regidores, Enrique Guevara Montiel, anunció que ya se solicitó transparentar la compra y emprender las indagatorias. 

A través de un boletín difundido en sus redes sociales refirió que los regidores exigieron una sesión extraordinaria de la Comisión de Hacienda para que Rodríguez Juárez responda sobre “la compra de equipo que sería de segunda mano y no funcional”.

“Los regidores del PAN capitalino requieren a detalle la información técnica, los procesos administrativos y, en su caso, quién o quiénes serán los responsables del rechazo del equipo médico, para que se asuman las responsabilidades correspondientes”, sentencia el comunicado difundido este martes. 

Salud rechaza equipo por inservible

La Secretaría de Salud del estado rechazó el lunes los ventiladores luego de que el personal se percató que estaban usados y no eran funcionales.

El gobernador Miguel Barbosa Huerta calificó el hecho como algo “vergonzoso” y aseguró que ya no habrá tratos con el ayuntamiento en la materia.

“... la Secretaría de Salud rechazó ese intento de Claudia Rivera y del ayuntamiento de donar 12 ventiladores, porque ya eran instrumentos, artefactos, que al parecer no servían. Usados, oxidados, abollados, incompletos; les faltaban tapas y bueno, sin ninguna certificación de que estuvieran sin ninguna contaminación”, apuntó.

En su defensa Rodríguez Juárez aseguró la tarde del lunes que el equipo no se había pagado y que el ayuntamiento analiza rescindir el contrato a la empresa Fulgen S.A., pues el compromiso era que los aparatos serían nuevos.

Cada respirador se pagaría a 1.3 millones de pesos y la donación sería resultado de una petición directa que hizo Barbosa Huerta al gobierno municipal.