El Ayuntamiento de Puebla solicitó la devolución de tres edificios de propiedad municipal que se encuentran bajo resguardo del gobierno estatal y que hoy ocupan la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de Movilidad y Transporte y un corralón al sur de la ciudad.

A través de un comunicado se expuso que la petición se hizo a través de un oficio enviado el 7 de abril del año en curso.

Los edificios son el Portalillo del Alto ubicado en la 14 Norte 1206, las actuales oficinas de la Secretaría de Movilidad y Transporte del Estado de Puebla en avenida Rosendo Márquez 1501 y el depósito de motocicletas, autos, camionetas, camiones y vehículos automotores en general de la 5 Sur 14501.

El ayuntamiento argumentó que “carece de suficientes inmuebles propios para realizar sus tareas y albergar a las distintas dependencias que lo componen”.

En el oficio, se agrega, el ayuntamiento solicita que el gobierno del estado fije día y hora para la entrega de los espacios mencionados.

Cabe señalar que esta petición surge después de que el 23 de marzo el gobierno estatal desalojó al personal de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) que trabajaba en las oficinas del C5 en Cuautlancingo, bajo el argumento de que los convenios de colaboración entre las autoridades de seguridad pública municipal y estatal estaban “viciados” y que el Complejo Metropolitano de Seguridad está fuera de la jurisdicción del municipio de Puebla.

Aquella ocasión se exhortó con carácter de inmediato a que el personal de la SSC abandonara las instalaciones.

Se requieren instalaciones para personal desalojado del C5

Sobre el tema, la secretaria General de la comuna Liz Aceves descartó que la solicitud de devolución sea una revancha, después de que el gobierno del estado pidió el desalojo de las oficinas del C5.

La funcionaria indicó que las personas que fueron desalojadas del C5 son cerca de 200, las cuales ahora carecen de instalaciones adecuadas para trabajar, por lo que es necesario recuperar las instalaciones municipales a fin de dales alojo.

“No creo que sea una venganza pero sí un acto de justicia y equidad”, expuso y agregó que rentar un espacio para el personal costaría cuatro millones de pesos anuales, recursos con los que no se cuentan y menos durante la contingencia sanitaria.

Recordó que la petición se realizó el siete de abril, pero no hay una fecha para que la administración estatal devuelva los inmuebles.