Personal del gobierno del estado retiró el túnel de sanitización que había colocado en el acceso principal del Hospital General de Cholula, que fue destinado a atender exclusivamente a personas con Covid-19.

Usuarios del nosocomio mostraron fotografías en las que ya no se aprecia la cápsula que fue colocada la semana pasada para que los derechohabientes pasaran y fueran rociados con una sustancia que elimine virus.

Ello sucede después de que este martes el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta afirmó que los túneles sanitizadores que se han instalado en distintos puntos del país, incluida la capital de Puebla, no sirven y que solo brindan a la población una percepción de higiene.

“Los túneles sanitizadores no sirven de nada, para este padecimiento no sirven. El que quiera pensar que pasando por el túnel queda ya sanitizado y ya queda totalmente limpio, se estaría autoengañando, esa es la razón por la que no hemos puesto interés nosotros en poner túneles de esta naturaleza, son solamente asuntos de percepción… de esas cosas que se ponen para que la gente se sienta animada, por un mecanismo por donde pasa y se siente que recibe lluviecita de cloro”, declaró.

En un comunicado que difundió el pasado cinco de abril, la Secretaría de Salud refirió que adquirió túneles de sanitización, que serían colocados paulatinamente en las entradas y salidas de los “Hospitales COVID-19”, equipados para la contingencia sanitaria.

El primer hospital donde se instalarían dos túneles es el General de Cholula. La función de estas cápsulas, que miden seis metros de largo, por seis de ancho y cuatro de alto, es desinfectar a decenas de personas por minuto y evitar que más personas se contagien, dijo la dependencia.

Los "Hospitales COVID-19" son los generales de Cholula, Teziutlán, Tehuacán, Zacatlán y el Centro de Salud con Servicios Ampliados (CESSA) de Izúcar de Matamoros.

El costo de una capsula de ese tipo, oscila en los 42 mil pesos, pero puede llegar hasta los 145 mil 800 pesos.