El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta se dijo satisfecho con el informe final sobre las causas que provocaron el desplome del helicóptero en el que murieron Martha Erika Alonso Hidalgo y Rafael Moreno Valle, y refirió que a partir de este se tendrá certeza de lo que ocurrió.

“Celebro que haya un dictamen final, que es aquel que reúne a toda la suma de dictámenes periciales en diferentes áreas técnicas de la aeronave que se desplomó el 24 de diciembre…Las autoridades tendrán que ajustarse a dicho dictamen y eso tendrá que provocar la certeza de todos frente a los hechos ocurridos ese día”.

Así respondió el mandatario al ser cuestionado sobre el reporte final que este viernes presentó la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y el cual indica que fue falta de mantenimiento por negligencia, la causa del desplome de la aeronave en la que murieron los exgobernadores.

El mandatario descartó que su gobierno vaya a presentar denuncias penales por la falta de mantenimiento de la aeronave Agusta A109S, matrícula XA-BON, pues recordó que esta era propiedad de la empresa privada Servicios del Altiplano.

Recordó que el helicóptero era comandado por pilotos que eran personal del gobierno del estado, pero descartó la presentación de denuncias por esos casos.

Indicó que el resultado de las investigaciones será comunicado a las fiscalías General de la República (FGE) y General del Estado (FGE) para que inicien los procedimientos correspondientes.

Al abordar el tema en su conferencia de prensa, el mandatario refirió que en el reporte se indica que semanas antes del desplome ya se había informado sobre la falta de mantenimiento por parte del taller Rotor Flight Services, pero se hizo caso omiso al aviso.

En su exposición, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, señaló que desde el 18 de diciembre, la empresa que rentaba el helicóptero y el taller en donde recibían mantenimiento, se percataron de que había fallas en los “actuadores”, particularmente en dos tornillos, por lo que se pidió el reemplazo de las piezas, pero la solicitud no fue atendida.

Aún con la falla identificada, dijo el funcionario, la nave viajó en por lo menos 31 ocasiones cuando debió permanecer sin actividad, por lo que acusó negligencia por parte de las dos empresas involucradas.

En el percance aéreo también perdieron la vida los pilotos Roberto Cope Obregón y Marco Antonio Tavera, así como Héctor Baltazar Mendoza, quien se desempeñaba como asistente personal de Moreno Valle.