La Diócesis de Papantla con sede en Teziutlán, suspendió toda concentración pastoral numerosa de feligreses, así como las catequesis y otras actividades que pretendan una concentración grande de personas a propósito del COVID 19.

En un comunicado emitido y firmado por el obispo José Trinidad Zapata Ortiz, indicó que las eucaristías celebradas en las diferentes iglesias de esta diócesis y Teziutlán, se tomarán las siguientes indicaciones:

1. Suspender toda concentración pastoral numerosa de feligreses, así como la catequesis, hasta nuevo aviso, mientras tanto que se invite a los niños a realizar algunas tareas en su casa.

2. No olvidemos estar pendientes de las indicaciones de las autoridades de salud para enfrentar esta pandemia como son las medidas higiénicas en nuestra persona, en nuestras casas o iglesias o con los objetos que estamos constantemente en contacto y, por otro lado, pongamos en práctica la sana distancia con las personas, lo cual incluye evitar el saludo de mano o de beso.

3. La Eucaristía durante la semana podemos seguirla celebrando con presencia de fieles, pero con las medidas higiénicas recomendadas y las siguientes indicaciones litúrgicas: Se prefiere que se celebren más Misas con poca presencia de fieles para que los presentes guarden sana distancia entre ellos. Sobre el saludo la liturgia prevé que pueda suprimirse, por tanto, que sólo lo dé de palabra el sacerdote y le conteste el pueblo.

4. Sobre la Comunión que se reciba en la mano con una de las siguientes opciones: Que los fieles pongan la mano en la que se va a recibir el cuerpo de Cristo encima de la otra con la cual después se toma la Sagrada Hostia para llevarla a la boca. Que la comunión se vaya poniendo sobre un corporal en una bandeja y de ahí la toma el feligrés para llevársela a la boca (esto permite después purificar el corporal).  

Sobre las procesiones por el Vía Crucis en la región de Teziutlán que pertenecen a la diócesis, no se emitió disposición alguna para la suspensión de esta celebración católica, pero pidieron mantenerse atentos a los comunicados que emita la iglesia católica.