Alonso Ancira, dueño de Altos Hornos de México S.A. (AHMSA), calificó a Andrés Manuel López Obrador de mitómano.

Durante su comparecencia en la Audiencia Nacional, Alonso Ancira aseguró que Andrés Manuel López Obrador es un sujeto que no está cuerdo y lo comparó con Adolfo Hitler.

“No es un sujeto que esté en su cordura, no usted señor fiscal, no se vaya a malinterpretar, el presidente de México”.

“No hay justicia en México. Acá se hace justicia y los felicito. Mantengan eso porque en México ya lo perdimos”.

Alonso Ancira fue detenido en España por corrupción y actualmente enfrenta un proceso de extradición a México.

Reconoció que su empresa está en quiebra y precisó que las autoridades mexicanas lo acusaron sin tener una base legal.

“No se hicieron evaluaciones previas y se lanzó una amenaza al azar y sin una base sólida legal, causando un deterioro que está a punto de hacer que la empresa se vaya a la bancarrota”.

El miércoles 29 de mayo de 2019, Alonso Ancira, dueño de Altos Hornos de México, fue encarcelado en España y de forma preliminar las autoridades no le concedieron el derecho a fianza. Actualmente se encuentra libre bajo fianza.

El empresario se negó a ser extraditado a México y en un primer momento se decidió a enfrentar desde la cárcel el juicio que se le seguiría.

En una imagen que se difundió en medios se observa a Alonso Ancira esposado y camino a la prisión en la que esperaría a que iniciara su proceso.

La Fiscalía General de la República (FGR) acusa a Alonso Ancira de haberle provocado un daño patrimonial a Petróleos Mexicanos.

“Con motivo de una serie de delitos que motivaron un grave daño patrimonial a esa empresa”.

El miércoles 31 de julio, Alonso Ancira Elizondo afirmó que sólo si le fallara la cabeza podría pedir que lo extraditaran a México.

Indicó que a las autoridades mexicanas no les resultaría fácil probar las imputaciones que le hace y que era posible que antes de 3 meses se cayeran las acusaciones en su contra.

“Necesitaría que me fallara la cabeza para aceptar la extradición a México. Las autoridades mexicanas la tienen difícil acá. Es muy fácil que en los siguientes 60 o 90 días se caiga la acusación en mi contra”.