La empresa Rellenos Sanitarios (Resa) garantizó ocho años de vida útil del tiradero de Chiltepeque y aseguró que podría alcanzar hasta 50 años más si se realizan las adecuaciones necesarias. 

Para ampliar el periodo de utilidad del relleno sanitario, la empresa realizó una inversión de 80 millones de pesos en la construcción de túneles que funcionan como bóvedas para tratar los residuos. 

Sin embargo, la firma advirtió que se requieren inversiones más amplias para realizar obras como la remoción de Torres de alta tensión que hay en el lugar y así ampliar la vida útil del mismo hasta por 50 años.

Planean nuevas obras 

José Luis García, director de operaciones del relleno sanitario, señaló que se construyó una “Celda C” para lograr ampliar el periodo de utilidad del sitio que recibe los desechos qué se producen en la capital del estado.

La obra consiste en la construcción de un túnel que capta también aguas pluviales y en el futuro, la empresa planea construir dos sitios más de iguales dimensiones.

Para extender la vida útil del relleno es necesario realizar inversiones millonarias según reconoció el directivo. 

Dijo que se tiene proyectado remover las torres de alta tensión que se encuentran en los alrededores del relleno y con ello lograr entre 30 y 50 años más.

La operación del relleno cuenta con otros complementos como una planta de separación de residuos sólidos otra para la trituración de los mismos, así como dos pozos en los que se genera biogás.

El directivo aseguró que la empresa ha invertido en tecnología para tratar la basura y aprovecharla para generar energía alternativa, no obstante se requieren inversiones millonarias para alcanzar una reutilización óptima.

Y es que reconoció que de las 1 mil 700 toneladas de residuos que el relleno recibe actualmente, solo se aprovechan unas 200.