Por el delito de usurpación de funciones se realiza la audiencia de los tres sospechosos del asesinato de los universitarios de Veracruz y Colombia, así como del conductor de Uber en el municipio de Huejotzingo.

Así lo confirmaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia, las cuales detallaron que los sospechosos fueron puestos a disposición del agente del Ministerio Público por este delito, al menos de forma preliminar.

Debido a que la audiencia se realiza hasta las 15 horas en la Casa de Justicia de San Andrés Cholula, se presume que dicha acusación estaría fundada en que al momento de su detención iban en una camioneta con estrobos de tipo policiaco.

Asimismo, de la información vertida por la Fiscalía General del Estado, se sabe que durante la revisión del vehículo BMW en el que viajaban y en el cateo posterior a viviendas ligadas a ellos, se encontraron chalecos y ropa táctica, presuntamente con logos apócrifos.

Por este motivo se espera que en las próximas horas el representante social consiga imputarles este delito y obtenga una medida cautelar de prisión preventiva oficiosa, para que los sospechosos ingresen a un centro de reinserción social mientras se desarrolla el proceso.

Esto permitiría a las autoridades ministeriales seguir construyendo la teoría del caso para que en su momento se les impute el delito de homicidio y otros que derivan de los automóviles robados y estupefacientes que fueron localizados durante el cateo.

Cabe señalar que hasta el momento Lisset N., Pablo Jesús N. y Ángel de 22, 46 y 23 años de edad, son los únicos detenidos por el asesinato de los tres estudiantes y el conductor de Uber el pasado fin de semana en la localidad de Santa Ana Xalmimilulco, de donde los presuntos victimarios eran originarios.

La hipótesis principal de la Fiscalía General del Estado es que Lisset habría sostenido una pelea con Ximena, una de las víctimas originaria de Colombia, por un sombrero que la joven llevaba consigo el día del Carnaval de Huejotzingo.

Sin embargo la mamá de la víctima negó que su hija le hubiera contado sobre una riña durante su estancia en esta festividad, por lo que no ve fiable que este haya sido el detonante por el cual los delincuentes decidieron privarlos de la vida de la forma en la que lo hicieron, golpeándolos y disparándoles a quemarropa.