Por delitos cometidos contra funcionarios públicos y ataques peligrosos, este jueves fue enviado a prisión el sujeto detenido tras el asesinato de su esposa en la localidad de San Francisco Ocotlán perteneciente al municipio de Coronango.  

Un juez de control calificó de legal su arresto y le impuso  la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa.

Alfredo G., este 20 de febrero, fue presentado ante los tribunales locales en el Centro de Justicia de San Andrés Cholula, donde aún no se le acusó del delito de feminicidio, cuyo cargo se espera, en próximos días le sea imputado.

En esta ocasión se le señaló de intentar agredir con arma blanca a un elemento de la Agencia Estatal de Investigación mientras se encontraba afuera del domicilio donde se perpetró el asesinato de Dalia Irene, de 33 años de edad, originaria de Veracruz.

Tras escuchar la narración de los hechos por parte de la agente del Ministerio Público y la intervención del abogado particular de Alfredo, el juez de la causa halló suficientes elementos para calificar de legal la detención y retención del imputado, el cual no sólo se reservó su derecho a declarar, sino solicitó plazo constitucional de 144 horas para que sea en próximos días cuando se lleve a cabo su audiencia de vinculación a proceso.

La representante de la Fiscalía General del Estado pidió al jurista la imposición de la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa en contra del detenido, a lo cual accedió el juez, de tal manera que se ordenó que Alfredo fuera internado en el penal de San Pedro Cholula, mientras se define si quedará o no sujeto a investigación.

El 16 de febrero, policías y técnicos en urgencias médicas fueron movilizados a la vivienda 317 de la calle Francisco I. Madero, casi esquina con Libertad, de San Francisco Ocotlán por el reporte de una riña.

En el lugar los uniformados se encontraron con un hombre que indicó que su esposa estaba herida dentro del inmueble, motivo por lo que pidió apoyo de paramédicos de SUMA, quienes valoraron a la mujer, que ya no tenía signos vitales.

El sujeto identificó a la víctima como Dalia Irene N., de 33 años de edad, la cual tenía una herida de bala en el pecho, que el causó la muerte, sin embargo su esposo se negó a proporcionar datos y a explicar qué era lo que había ocurrido, por lo que los policías tuvieron que asegurarlo, aunado a que intentó agredir a un agente ministerial.