A 22 años del cambio de techumbre en el mercado principal de Atlixco, colocaron campanas extractoras de humo en 20 metros del área de la cecina, para evitar que los comerciantes y comensales respiren el humo de carbón, ya que algunos de ellos por años se han quejado por daños en las vías respiratorias.

Pese a que en 1999 con la remodelación de esta parte del mercado se le solicitó al entonces presidente Salvador Escobedo la instalación de extractores, fue con Felipe Velázquez, entonces alcalde de 2002- 2003 que se colocaron unos pequeños ventiladores, que al paso del tiempo resultaron insuficientes.

En la zona de la cecina se verán beneficiados 13 vendedores de esta carne, además de los comerciantes que se encuentran alrededor como aquellos que venden las guarniciones, frutas, comidas corridas y antojitos mexicanos. 

Maru Motolinia, vicepresidenta del comité de obra de la colocación de la campaña, señaló que fue hasta hace dos años durante la campaña del actual presidente que se le planteó esta necesidad; “como a cada aspirante y ahora pues ya es una realidad, tenemos ya la campaña que le dará otra presentación a la zona de cecina, después vamos a cambiar el piso para que nuestro lugar de trabajo sea digno y seguro", apuntó. 

La necesidad de estos extractores surgió tras las constantes afectaciones que presentaban ya algunos de los cecineros de mayor edad, pues el humo daña las vías respiratorias, por ello para los vendedores de este típico platillo es un logro más. 

Ahora cada tres meses deben darle mantenimiento el cual les costará aproximadamente 36 mil pesos que será sufragado por cada uno de los locatarios.