A 11 días de la fecha límite para la renovación y mejoramiento del transporte público en Atlixco las cosas siguen igual, para muestra, este martes cerca del mediodía a un microbús se le salió una llanta mientras hacía su ruta con pasajeros a bordo.

La unidad involucrada fue la nueve de la ruta 10 que cubre el derrotero de la colonia Cabrera a la junta auxiliar de El León.

El hecho se registró cerca del mediodía en la esquina de la calle 5 norte y 8 poniente, a punto de comenzar el descenso de una pendiente en el centro de la ciudad de Atlixco.

Esta ruta es una de las detectadas por el grupo civil “Por un transporte digno en Atlixco” que en días anteriores había evidenciado el mal estado de las unidades. Además de esta se encuentran en la lista negra de esta asociación civil la ruta Metepec-Atlixco y Valle Sur-Plazuela Santa Rita entre otras.

La mayor parte de las rutas subieron el pasaje a ocho pesos como se autorizó por el gobierno del estado, excepto todas aquellas que pertenecen a la asociación de transportistas Acapetlahuacan, de la cual es líder Héctor Castillo.

De todas las que subieron el pasaje en ninguna hubo cambio de unidades en la ciudad de Atlixco, se desconoce si a la fecha ya se ampararon como lo hicieron en otros puntos del Estado de Puebla.

Lo cierto es que además del desgaste de las unidades, el servicio que ofrecen los conductores deja mucho que desear, pues manejan sin precaución, comen dentro de las unidades y en ocasiones no están limpios ni ellos ni la combi.

El transporte público en Atlixco comenzó a crecer en la década de 1980, antes de eso sólo atravesaban la ciudad los camiones que iban a las comunidades, de tal forma que para llegar a la unidad habitacional Infonavit al norte de la ciudad solo podía usarse el “molinero”, un autobús que pasaba cerca y tomaba la federal a Puebla para llevar gente a la junta auxiliar de los Molinos.

Después para finales de los 80 apareció la ruta Infonavit-Chapulapa que cruzaba la ciudad sin salir de ella y tenía más unidades disponibles. Más adelante empezaron a darse concesiones para diversas rutas que cubrieran la necesidad de traslado de los Atlixquenses.