El Centro Histórico de Puebla es una zona que debe encaminarse hacia la peatonización y reducción de carriles vehiculares, ya que con ello se cuidaría a los transeúntes y se incentivaría el turismo, consideró Xavier Treviño, especialista egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Colegio de México. 

El especialista avaló la colocación de bolardos sobre las vialidades de la capital, al asegurar que con ello se amplían las banquetas y se modifica la geometría de las calles en beneficio de las personas.

En entrevista vía telefónica, Treviño indicó que la medida se ha aplicado en varias ciudades europeas, así como en la Ciudad de México, en donde recientemente se colocaron en 60 intersecciones, por lo que señaló que es una medida de vanguardia. 

Explicó que el rechazo a los bolardos es una reacción natural, pues las personas se resisten a la modificación de los espacios habituales por los que transitan, no obstante, refirió que se ha demostrado que estas áreas generan mayor afluencia turística y más ganancias para los comercios que se encuentran en la zona. 

El especialista indicó que es normal que los empresarios se preocupen por una posible baja en sus ventas, al pensar que si se restringe el paso de los vehículos habrá menos compradores, pero insistió en que los turistas buscan áreas peatonales y no de paso de vehículos. 

Como ejemplo mencionó la Calle Francisco I. Madero del Centro de la capital del país, pues señaló que hace años se optó por hacerla peatonal y ello generó una mayor afluencia de turistas.

En ese sentido, indicó que muchas calles del primer cuadro de la capital poblana tienen las características necesarias para convertirse en peatonales, mientras que otras para reducir de dos a uno los carriles de circulación vehicular.