Trabajadores del Organismo Operador de la Servicios de Limpia (OOSL) iniciaron una campaña en redes sociales en la que exponen que durante la administración de la edil Claudia Rivera Vivanco han llegado a cargos estratégicos funcionarios cuyos grados académicos no son comprobables y que han fomentado tanto unos 80 despidos injustificados, como un clima de inestabilidad laboral.

De acuerdo con los inconformes que firman como trabajadoras y trabajadores del organismo, hay contradicciones entre los estudios de posgrado de los perfiles profesionales que transparenta el ayuntamiento y las cédulas publicadas en las bases de datos oficiales. 

Esto, en cargos como el del coordinador del organismo, Salvador Martínez Rosales, la titular de la Dirección de OperacionesLucila Valdez Pérez y la titular de la Dirección de Normatividad, Luz del Carmen Jaimes Echanova. 

En los equipos de trabajo de estas áreas, se agrega, se han incorporado al menos otros 11 funcionarios que han generado desorganización e inconformidad al interior del OOSL

Uno de los ejemplos, refieren, fue lo que sucedió con la creación de un Departamento de Educación Ambiental al que le faltó justificación y que alteró la operación de otras áreas de trabajo. 

Para los inconformes, la crisis se refleja en las ocho manifestaciones y paros laborales que se han registrado al interior de la dependencia en sólo 15 meses de la gestión municipal. 

Aunque en el mismo ayuntamiento se designaron recursos para la campaña mediática #NaranjitasTeam que intentó darle otro rostro al organismo, eso no resolvió lo conflictos. 

En la misma campaña, se agrega, participaron trabajadores de limpia con más años de antigüedad que meses después formaron parte de los despedidos. 

En tanto que persisten las presiones y amenazas hacia quienes externan alguna inconformidad con las decisiones administrativas y operativas. 

"A un año tres meses se ha despedido a más trabajadores de manera denigrante y sin justificación. Se les ha amenazado y encerrado para firmar. Los que seguimos trabajando recibimos acoso laboral constante, amenazas y somos testigos de los beneficios que reciben unos", advierten. 

En la difusión de la carta realizada este día los trabajadores piden la intervención en las irregularidades, tanto de Rivera Vivanco, como del resto de los ediles e incluso el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta.