La inconformidad de naranjitas del Organismo Operador de los Servicios de Limpia (OOSL) por problemas sindicales provocó este lunes en un enfrentamiento con policías municipales y la detención de 16 manifestantes.

Unos 50 trabajadores de barrido manual que desde la semana pasada participan en un plantón frente al Palacio Municipal se trasladaron este lunes a las oficinas del Sindicato de Limpieza, Recolección y Actividades Conexas "General Ignacio Zaragoza”, donde se encontraba su dirigente Salvador Pérez Xilotl.

Frente al inmueble ubicado en la 4 Poniente entre 3 y 5 Norte demandaron la salida del líder y que el gobierno de la edil Claudia Rivera Vivanco no encubra sus irregularidades administrativas.

Sin embargo fueron rodeadas por un número similar de elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana del municipio para permitir la salida de Pérez Xilotl del inmueble.

De acuerdo con los inconformes, en el operativo de los policías empujaron algunas de las trabajadoras y retuvieron a varios compañeros.

"Nos cierran las puertas, no nos quieren recibir, ahorita venimos para acá y nos mandan las patrullas, golpearon a las compañeras y ahorita se llevaron a un compañero", dijo una de las inconformes.

Más tarde el coordinador general de la secretaría, José Tlachi Meneses, confirmó que habían detenido a nueve mujeres y siete hombres que fueron hallados en flagrancia realizando daños como ruptura de vidrios al interior de oficinas municipales.

Sobre los hechos el funcionario agregó también que se registraron empujones hacia algunos de los trabajadores presentes y que incluso fue necesario atender crisis nerviosas.

Según lo refirieron los manifestantes, entre los inconformes estaría Antonio Ramírez Martínez, un ex sindicalizado despedido desde la administración pasada tras protestar por el proceso que enfrentó el ex dirigente municipal Israel Pacheco Velázquez.

Cuestionado sobre el confrontamiento, el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta dijo que aunque desconocía los detalles rechazaba cualquier uso excesivo de la fuerza.

La protesta frente al inmueble de la 4 Poniente se trasladó al plantón frente al Palacio Municipal y los inconformes realizaron un bloqueo en las avenidas 2 Sur - Norte y Juan de Palafox y Mendoza que se prolongó por más de cuatro horas.

Desde hace más de un año los trabajadores de barrido manual han encabezado protestas por irregularidades de Pérez Xilotl al frente del sindicato.

Entre las quejas contra el dirigente destacan la opacidad en el manejo de aportaciones sindicales, el bloqueo de prestaciones para quienes han demandado transparencia y una falta general de insumos para trabajar.

Por otro lado piden que se revisen los sueldos del personal de barrido manual que alcanza los mil 600 pesos quincenales.

La tensión al interior de la organización creció también pues para el próximo 7 de febrero está prevista la renovación de la diligencia y prevén que el grupo de Pérez Xilotl imponga a un sucesor afín con presiones hacia los sindicalizados.