Sábado, 19 de Octubre de 2019     |     Puebla.
Suscríbete




Seguridad

Sismológico Nacional da conferencia en Cuautlancingo

Seguridad   /   
Staff  |
 Jueves, Septiembre 12, 2019

Los sismos no se pueden predecir: Víctor Hugo Espíndola

El Ayuntamiento de Cuautlancingo a través de la coordinación de Atención a la Población en Condiciones de Emergencia (APCE) del Sistema Municipal DIF de este municipio, llevó a cabo la Conferencia “Sismos, características, causas e impactos”.

La conferencia fue impartida por el jefe del área de análisis del Servicio Sismológico NacionalVíctor Hugo Espíndola Castro.

La presidenta del SMDIF de este municipio, Alejandra Daniel Hernández dio la bienvenida y agradeció la presencia de los asistentes.

La conferencia conto con la presencia de: Directores y personal de Protección Civil de los municipios de Coronango Tlaltenango, así como personal de la Cruz Roja Delegación Puebla e integrantes de los Comités de Padres de Familia y Docentes de las diferentes instituciones educativas del municipio.

Espíndola Castro habló de los orígenes y efectos que ocasiona la sismicidad a los asentamientos humanos, puesto que cuando ocurre un fenómeno sísmico, la mayor parte de la población no conoce el origen.  

También mencionó que en todos los asentamientos se tomen en cuenta el peligro sísmico o como esos efectos pueden llegar a mover las construcciones, conocer el tipo de suelo, subsuelo, donde son construidos los asentamientos humanos para que evitar desastres.

“Las regiones sísmicas son las zonas activas de la corteza terrestre muy propensas a sufrir grandes movimientos sísmicos; coinciden con las zonas de impacto o roce de las placas”, dijo.

“Los sismos se originan en el interior de la tierra y se propaga por ella en todas direcciones en forma de ondas. Son de corta duración e intensidad variable y son producidos a consecuencia de la liberación repentina de energía”, reiteró.

Recordó que uno de los sismos más poderosos jamás registrados en México que remeció al país fue el del pasado 19 de septiembre del 2017, no obstante, pese a la histórica magnitud registrada, este terremoto resultó ser mucho menos devastador que el de 8.1 Richter que sucedió en 1985, en el que hubo cuantiosas pérdidas materiales y humanas.

“Las razones de estas notables diferencias entre ambos eventos se deben al contexto tectónico de México, ya que hay cinco placas interactuando en el territorio”, indicó.

“Donde sucedió el terremoto fue en la Placa de Cocos, que constantemente se mueve por debajo de la Placa de Norteamérica, lo que ocasiona la posibilidad de sismos en esa región, pues al romperse el material en esa placa se genera el movimiento”, expresó.

Finalmente, Espíndola Castro dijo que se conoce el origen de los sismos, sin embargo, estos no se pueden predecir, por eso es necesario estudiar cuales son los efectos de estos sismos en los lugares que se pretende habitar.

   


Visitas:


Encuesta