Una publicación del Departamento de Policía de Stanford conmovió a todos luego de que un niño de 5 años descolgara el teléfono para alertar una emergencia al 911.

La llamada del niño a las autoridades alertó a los oficiales, quienes acudieron al domicilio del menor creyendo que se encontrarían con una situación de control de bienestar, pero afortunadamente la situación fue completamente distinta.

Resulta que el niño llamó al número de emergencias porque tenía hambre y quería ordenar una pizza. Los oficiales ocuparon ese momento para explicarle al pequeño Manuel el uso apropiado del 911, alegando que este número es únicamente para verdaderas emergencias.

Pocos minutos después, los mismos oficiales ordenaron una pizza grande a una cadena de estos alimentos y se la entregaron personalmente.

La hermana del menor explicó a los policías que la llamada fue posible gracias a que Manuel agarró el teléfono sin que ella pudiera verlo.

 

Foto: Captura de pantalla de Facebook