El arzobispo Víctor Sánchez Espinosa destacó que tras las medidas migratorias adoptadas por México como parte del tratado económico con Estados Unidos, la iglesia católica ha visto un aumento de la crisis en la frontera sur.

Según reportes de la iglesia católica, hay saturación de migrantes que intentan ingresar al país y violación de derechos por parte de autoridades mexicanas, dijo.

"Las fronteras ahora en Chiapas están saturadas, por un lado y por otro hay también abusos contra los derechos humanos.  La iglesia está apoyándolos en los más de 150 albergues que hay en abiertos", explicó tras participar en los festejos del Templo de Nuestra Señora del Carmen, en la ciudad de Puebla.

En el caso de Puebla, explicó el religioso, el flujo de centroamericanos sigue activo y esto se refleja en el trabajo que realizan cuatro parroquias con vocación migrante en el norte de la ciudad.

Mientras que en México la iglesia católica trabaja para atender a los migrantes de países del sur, agregó Sánchez Espinosa, el trabajo que se realiza en Estados Unidos está enfocado a la población latina y se benefician mexicanos.

En específico se refirió a espacios religiosos que se abren en iglesias de ciudades como Nueva York con amenaza de redadas del gobierno de Donald Trump.

"Es lamentable, nuestros hermanos migrantes son personas que van en busca de mejores condiciones y ese tipo de leyes van contra todos los derechos humanos, todos los derechos de las personas y ojalá esto no siga adelante. Desde luego, la iglesia católica está apoyando mucho en poblaciones, en ciudades de población hispana como es Nueva York, sobre todo", dijo.

Las experiencias que ha observado la iglesia católica en ciudades estadounidenses, detalló, es que a pesar de los riesgos, los latinos continúan con actividades laborales.

Foto: Agencia Enfoque