En la actualidad cuando vamos al cine tenemos la facilidad de escoger si queremos ver una película extranjera doblada al español o subtitulada, ya sea porque algunas personas son más hábiles con un segundo idioma o simplemente porque no quieren perder tiempo leyendo. Bueno, pronto esta facilidad podría desaparecer.

Recientemente, la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) propuso hacer una reforma a la Ley Federal de Cinematografía (LFC) con el fin de prohibir que las películas de Hollywood sean dobladas al español.

Pero esta restricción no sólo sería hacia las películas hollywoodenses, sino hacia todo el cine extranjero en general.

Resulta que esta prohibición ya existe y está estipulada en el artículo 8 de la LFC, donde se decreta que todas las películas se exhibirán al público “en su versión original y, en su caso, subtituladas al español, en los términos que establezca el Reglamento”.

De acuerdo con el mismo artículo, las únicas cintas que podrían ser dobladas al español serían las que estén dirigidas al público infantil y documentales con contenido educativo, lo que afectaría fuertemente a la industria del doblaje mexicano, pues ya no recibirían la misma cantidad de proyectos.

Al respecto, la productora de cine Mónica Lozano dijo que la idea de esta modificación sería proteger el patrimonio cultural, ya que la gente se americaniza viendo productos en español.

Esta propuesta, además, buscaría dar apoyo a las cintas nacionales, las cuales se ven completamente desplazadas por el cine “gringo”. Desde luego que esto no parece la mejor solución, ya que el cine mexicano suele contar las mismas historias, muchas veces, con los mismos actores, lo cual no resulta atractivo.

Todavía faltan sesiones en la Comisión de Cultura y Cinematografía, donde, a la fecha, el tema sigue debatiéndose.