Apenas unas horas después del doble linchamiento en Acatlán de Osorio, donde dos hombres fueron quemados vivos, pobladores de localidades en Amozoc y San Martín Texmelucan retuvieron a dos presuntos delincuentes y amagaron con hacer justicia por propia mano, aunque finalmente la policía frustró sus intenciones.

El primer caso ocurrió en la localidad de Chachapa, perteneciente al municipio de Amozoc, donde vecinos retuvieron a un hombre asegurando que intentaba robarse la camioneta de un vecino de la zona, por lo que los vecinos se organizaron y lograron someter al sospechoso.

El presunto delincuente fue golpeado y atado, pero en cuanto arribaron elementos de la Policía Municipal de Amozoc y de la Policía Estatal, la gente se los entregó sin que hasta el momento se sepa si el supuesto agraviado presentó la denuncia correspondiente.

El segundo caso ocurrió también la noche de este miércoles pasó en la localidad de San Lucas Atoyatenco, perteneciente al municipio de San Martín Texmelucan, donde un joven fue retenido por la gente acusándolo de robar un celular a un transeúnte.

El sospechoso fue brutalmente golpeado y atado, sin embargo en este caso la gente sí se mostró renuente a entregarlo a las autoridades, aunque tras una negociación finalmente las autoridades lograron rescatarlo y evitar que fuera linchado.

Es de destacar que este miércoles se registró el linchamiento de un hombre de 56 años de edad y de su sobrino de 21 años en Acatlán de Osorio, donde estando bajo los influjos del alcohol, fueron acusados de querer robarse a dos niños, por lo que le gente los sacó de los separos de la comandancia para después quemarlos vivos.

Ahora se sabe por parte de la Fiscalía General del Estado que no hay indicios de que estos hombres hayan incurrido en algún delito, por lo que se estaría hablando de un caso similar al de Ajalpan en 2015, donde la gente linchó a dos hermanos que hacían encuestas, tras confundirlos con secuestradores.

Foto: Especial