Autoridades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) del estado de Guerrero publicaron que el pozole, uno de los platillos tradicionales favoritos de los mexicanos, cuenta con todos los requerimientos nutrimentales para ser considerado como un alimento saludable.

Según la institución, el pozole puede ser consumido sin presentar ningún riesgo para la salud, siempre y cuando no se combine con otros alimentos fritos o que contengan cantidades altas de calorías.

De acuerdo con la información publicada la preparación es ideal para consumirse a la hora de la comida, ya que cuenta con los componentes de un alimento completo.

En cuanto a la porción adecuada, se recomienda que esta sea de 1 taza y media acompañada de 60 gramos de carne y verduras como rábano, lechuga, cebolla, chile y limón al gusto, así como evitar mezclarlo con chicharrón, gorditas, crema y otros alimentos altos en grasa.

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]