Un aficionado mexicano en Rusia le jugó una broma a un policía ruso encargado de revisar a quienes ingresan a los estadios, ocultando bajo un mandil un pene falso.

Ataviado con su playera del Tri y con un mandil, el aficionado pasa por el arco de seguridad del estadio, donde un policía revisa que no ingrese con artículos prohibidos. La sorpresa ocurre cuando en oficial levanta la tela cosida al mandil y de él se levanta un pene de tela, al cual el policía hace un gesto de desaprobación mientras las personas a su alrededor ríen.

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]