Activistas de la zona de Amalucan esperan que a inicios de la próxima semana el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) responda a una petición de resguardo de piezas que se encuentran en la zona donde el gobierno del estado construye un parque.

A inicios de marzo los vecinos expusieron el hallazgo tanto de restos óseos como de piezas de cerámica prehispánica entre las excavaciones que se hicieron para el parque, ante lo cual la dependencia emitió recomendaciones a quienes realizan los trabajos.

Al respecto el arqueólogo del INAH Eduardo Merlo Juárez indicó en la semana que el proceso correcto es la notificación al instituto para el resguardo correcto de las piezas que los activistas encontraron.

Ante este requerimiento, los vecinos acudieron ayer a la dependencia para entregar un escrito en el que expusieron el proceso del hallazgo y manifestaron su disposición para entregar las piezas conforme a las indicaciones que les den.

Sobre el descubrimiento, Merlo Juárez informó que la evidencia de una civilización en Amalcuan como en la zona de La Manzanilla es un tema del que el Centro Puebla INAH ya tenía conocimiento previo.

El año pasado, antes de que iniciaran las obras para el parque, los vecinos inconformes señalaron tanto el impacto ecológico como la existencia de montículos en los que se estimaba la existencia de restos de construcciones prehispánicas.

Los trabajos para las edificaciones y para el diseño de senderos iniciaron en el mes de octubre y han avanzado mientras se siguen procesos legales de vecinos que buscan ampararse contra el proyecto.

Estos recursos no abordan por ahora el tema arqueológico y sólo se centran en el derecho a un medio ambiente sano tanto de niños como de adultos mayores que habitan en la zona de Amalucan.

[relativa1]

[relativa2]