Filipp Budeikin, el creador del juego de La Ballena Azul, se declaró culpable de incitación al suicidio y no se opuso a la extensión de su detención.

Un tribunal de San Petersburgo, Rusia, amplió hasta el 20 de agosto de 2017 la detención de Budeikin, creador de grupos virtuales en la red social VK que empujaban a los adolescentes a suicidarse, según informó la portavoz Daria Lébedeva.

El joven de 21 años es sospechoso de estar involucrado en 15 suicidios de adolescentes rusos. El examen psicológico y psiquiátrico determinó que Budeikin se encuentra en su juicio.

Las investigaciones arrojaron que entre diciembre de 2013 y mayo de 2016, Budeikin y otros administradores crearon ocho comunidades virtuales en la red social que apoyaban abiertamente el suicidio.

En una entrevista al portal ruso Saint-Petersburg.ru, Budeikin explicó que las víctimas del siniestro juego eran “residuos biológicos” y que estaban “felices de morir”, y no tuvo tapujos en afirmar que el objetivo que persigue es “limpiar la sociedad”.

El fenómeno de la Ballena Azul se ha teñido de rojo, ya que se dice que en Rusia ha cobrado la vida de 130 jóvenes, además de que ya se habla de casos en Argentina, Brasil, México y otros países.

Incluso las autoridades chinas ya están alertas porque se dijo que la Ballena Azul ya está en ese país asiático.

La Ballena Azul es un juego que lleva a sus participantes a realizar 50 retos, siendo el último el aventarse de un edificio para quitarse la vida.

Foto Tiempo.com.mx

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]