La publicación de videos en redes sociales que muestran que el Ejército fue sorprendido en Palmarito Tochapan causándole 4 bajas, también reflejan que en venganza sus elementos ejecutaron al menos a un civil y cazaron a pobladores, lo que contradice la versión oficial del ataque de huachicoleros hacia militares el pasado 3 de mayo.

Los videos difundidos en la cuenta "Palmarito Tochapan" de YouTube contienen 254 minutos de grabaciones cámaras de seguridad, en las que se aprecia el ingreso de militares y policías estatales a la comunidad, que supuestamente buscaban una toma clandestina.

En una de las imágenes es posible observar a soldados que capturan a un hombre e incluso lo patean, sin embargo lo dejan tirado en el suelo, por lo que al incorporarse toma un arma y dispara contra dos de los efectivos, y uno queda inerte en la calle.

Minutos después, los militares balean una camioneta, de la que sacan a tres individuos que ya no oponen resistencia. A dos se los llevan pero a un tercero lo arrastran y en un determinado momento recibe un tiro de gracia.

Al comparar el relato que elaboraron las autoridades con las secuencias de los videos, es posible encontrar las siguientes diferencias.

Civiles no murieron en fuego cruzado

Aunque hasta el momento las autoridades no han precisado el origen de las balas con las que fueron privados de la vida los seis civiles durante el enfrentamiento, la Sedena sostuvo que los militares sólo accionaron sus armas para repeler agresiones y no actuaron a mansalva.

En una imagen es posible ver a un hombre detenido, que al no ser desarmado, en un descuido dispara contra un elemento que de inmediato cae al suelo.

Sin embargo en otro video se observa que a las 20 horas con 36 minutos los efectivos disparan contra una camioneta BMW color gris, aparentemente blindada, en la que viajaban otros tres hombres que son obligados a descender.

Dos de ellos son separados y un tercero es sometido. Instantes después un soldado le dispara directo a la cabeza, aunque ya estaba tendido contra el piso, inerte y desarmado.

Niños o mujeres como escudos

El empleo de mujeres y menores de edad como escudos humanos fue uno de los principales aspectos que el gobierno y la Sedena denunciaron durante el informe del Operativo Palmarito, indicando que esta situación impidió hacerle frente a los grupos criminales.

Esta versión contrasta con lo exhibido en los videos de seguridad, pues en los más de 250 minutos de grabación no se aprecia a algún niño o mujer que participe en la afrenta, sin embargo los pobladores acusaron un día después que Felipa Olalla Jiménez fue asesinada aunque no tenía nada que ver con el robo de combustible.

Palmarito estuvo sitiado desde temprana hora

El registro de los videos captados por cámaras de seguridad de la localidad muestra que el primer enfrentamiento se produjo desde las 20 horas con 23 minutos, aunque algunos pobladores aseguran que la presencia militar se dio desde las 19 horas.

Sin embargo, las autoridades aseguran que el operativo se efectuó hasta las 21 horas con 30 minutos, de acuerdo con el primer comunicado que emitió la Sedena sobre el caso.

Pobladores con chalecos antibalas

No todos los civiles que aparecen en medio de la refriega portaban chalecos antibalas, como aseguraron en su momento las autoridades federales y locales.

Hombres que fueron obligados a descender de una camioneta carecen de equipo de seguridad, y uno de ellos fue ejecutado mientras estaba tirado en el piso.

Sólo quien dispara contra uno de los policías militares sí lleva ese aditamento.

Los pobladores reconocieron que en la zona existen ladrones de combustible, pero que las detenciones se realizaron al azar.

Persiguieron a pobladores a fuego abierto

Uno de los videos capta una redada en contra de los pobladores a las 22 horas con 19 minutos, donde encañonan a cinco hombres que estaban en la calle.

Esta situación difiere de la versión oficial en la que se afirma que todos los detenidos participaban en ataques hacia los cuerpos de seguridad y estaban armados.

Militares intentaron desaparecer evidencia

Soldados destruyeron una cámara de seguridad que daba hacia una de las calles donde se registraron los enfrentamientos, acción que incluso es fotografiada por los uniformados.

Este equipo tendría que formar parte de los medios de prueba protegidos por las autoridades y de la actuación apegada a derecho de quienes se encuentran en esa zona.

[relativa1]

[relativa2]