Claramente dividido en dos tendencias informativas por semestres, el año 2016 puede definirse, en su primera parte, por la predominancia comicial, la elección de José Antonio “Tony” Gali Fayad, como nuevo gobernador, aderezada con el crecimiento y consolidación de las bandas de robo de combustible, el fenómeno del “huachicol”.

En tanto, la segunda mitad está marcada por el autodestape e intensa promoción -al filo y por encima de la ley- del aún gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, en su búsqueda de la candidatura del PAN a la Presidencia de la República, lo que le ha generado conflictos con autoridades electorales.

Asimismo, por la enorme deuda oculta de su administración, de más de 26 mil millones de pesos, detectada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), en paralelo al desbocamiento de la inseguridad: robos y asaltos, incluso en comandos, así como asesinatos de las víctimas.

En este año que termina, el morenovallismo consolidó su fortaleza electoral, desbancó en sus partidos afines, principalmente en Acción Nacional (PAN), a los militantes de cepa, y arrasó en las urnas con su adversario natural, el Revolucionario Institucional (PRI), al que ha hecho palidecer al grado de que, por ahora, sólo podrían esperarse de éste más derrotas.

En 2016, también en la vida cotidiana de los poblanos se hicieron ya costumbre las noticias deenfrentamientos de las bandas de chupaductos contra policías y el Ejército, en el llamado Triángulo Rojo; de los robos, de bandas bien organizadas, a comercios, cuentahabientes y hastaasesinatos, en la capital.

Los feminicidios han crecido exponencialmente mientras aún es imposible conocer, ni por autoridades federales, estatales o especialistas, el verdadero monto total de la deuda que el actual gobierno, con su “transformación”, ha heredado a varias generaciones.

Se estima que puede ser de más de 70 mil millones de pesos y por más de 30 años.

Con el cierre de 2016, se viene también el alza de precios, en todos los rubros: gasolina, alimentos, transporte, insumos, servicios y un largo etcétera.

Aun así, desde la redacción de e-consulta, les deseamos un Feliz Año Nuevo.