El asma puede ser crónico o darse en episodios agudos, llamados exacerbaciones: falta de aliento, respiración sibilante, tensión en el pecho y tos. Esta enfermedad es diagnosticada y tratada integralmente, no interfiere con la vida diaria del paciente, quien puede realizar todas sus actividades laborales, escolares y deportivas.

El doctor Jorge Iván Rodríguez, especialista en neumología y terapia respiratoria, señala que es un trastorno relacionado con múltiples factores, en el que interviene mecanismos genéticos y medioambientales:

Inicia en la niñez y sus primeras manifestaciones suelen confundirse con otras enfermedades respiratorias. Lo que ocasiona que con frecuencia el asma esté subdiagnosticada e inadecuadamente tratada, además de que por cada paciente detectado existe otra persona que lo ignora.

Una vez diagnosticada, explicó, mediante un estudio que mide el volumen y flujo del aire en los pulmones (espirometría), el asma debe ser tratada integralmente, reduciendo la exposición a factores desencadenantes o alérgenos como pelo de mascotas, polvo, cambios de temperatura, polen, entre otros, y llevar un tratamiento farmacológico de largo plazo, de lo contrario se incrementa el riesgo de posibles exacerbaciones que lleven al paciente a un rápido deterioro de la función pulmonar y perder la capacidad de respirar bien.

El doctor Rodríguez comentó que la ciencia médica ha avanzado y ofrece múltiples opciones para el manejo integral de este mal respiratorio, en donde la terapia inhalada es “piedra angular” en el manejo del asma bronquial e incluye el uso de medicamentos de mantenimiento, así como broncodilatadores anticolinérgicos de acción corta como solución de rescate en crisis asmáticas.

El doctor Rafael Hernández Zenteno señala que para tratar y controlar el asma se suman fármacos de eficacia y seguridad comprobada en otros padecimientos, como un broncodilatador anticolinérgico de acción prolongada, cuya sustancia activa es el tiotropio, que es el de mayor prescripción mundial, utilizado desde hace más de 10 años exitosamente en el tratamiento de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y hoy representa una nueva opción en el tratamiento complementario para adultos con diferentes grados de asma .

De hecho, “está incluido en las guías GINA (Global Iniciative For Asthma) con base en estudios de investigación que además de comprobar su tolerabilidad y seguridad, también demostraron eficacia al ofrecer al paciente beneficios superiores sobre su función pulmonar, ayudándolo a disminuir las exacerbaciones para respirar mejor durante 24 horas ”.

La aplicación de este broncodilatador (tiotropio) se realiza mediante un innovador dispositivo inhalador, ideal para el paciente, que contribuye a lograr que quienes no controlaban sus síntomas, al usarlo consigan reintegrarse a sus actividades cotidianas, incluyendo actividades físicas moderadas y hasta competencias.