Las nuevas disposiciones para la selección y designación de los comisionados del Instituto de Transparencia favorecerá a la opacidad y no a los ciudadanos, señaló la diputada del PRD, Socorro Quezada Tiempo.

La legisladora, quien votó en contra de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información, precisó que el retirar el candado para que los interesados en ser comisionados deban tener el respaldo de una institución educativa, es una medida que sólo favorecerá a los gobiernos en turno.

En entrevista, comentó que en el marco legal aprobado en 2011 por la pasada legislatura, se estableció que los ciudadanos interesados en ser comisionados deberían contar con el respaldo de la academia, pero que en la nueva ley de Transparencia tal disposición no se exige.

Quezada Tiempo expresó que los miembros del Nodo de Transparencia solicitaron que el requisito se quedara, pero los diputados que avalaron en comisiones la iniciativa del gobernador Rafael Moreno Valle lo dejaron fuera.

"Eso ya le dio la ventaja a cualquier hijo de vecina que se lleve con el gobernador en turno y pueda entrar sin ningún problema a ser comisionado; ese era un candado que el Nodo quería que se estableciera en la ley  (y) no quedó".

La perredista señaló que es una simulación por parte de las bancadas aliancistas el afirmar que se consideraron 31 de las 34 observaciones que los integrantes del Nodo hicieron.
Agregó que otro de los puntos que favorecen a la opacidad  y beneficia a quien sea el titular del Poder Ejecutivo es que para ocupar la presidencia del Instituto de Transparencia ya no será necesario que el cargo quede en el comisionado que esté en sus últimos años de servicio.