La diplomacia mexicana en España intentó ayudar a salir de la cárcel al ex gobernador de Coahuila, Humberto Moreira.

El diario El País asegura que cuando Humberto Moreira fue llevado a la prisión de Soto Del Real, la embajada de México en España pidió informes sobre el caso para sacarlo de la cárcel.

La gestión de mayor nivel se llevó a cabo el 21 de enero, un día antes de que se celebrara la vista en la que el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz acordó la puesta en libertad de Moreira”, dijo El País.

Segú el diario El País, Arely Gómez, titular de la Procuraduría General de la República (PGR), habló por telefoneó a su homóloga Consuelo Madrigal, Fiscal General del Estado para interesarse por el caso y conocer la posición de los fiscales españoles.

Le respondió que el caso está bajo secreto de sumario, que no podíamos darle ningún detalle y que la posición de la fiscalía es que ese señor debía permanecer en la cárcel porque los delitos eran muy graves”, le dijo portavoz de la Fiscalía General del Estado.

Los fiscales anticorrupción José Grinda y Juan José Rosa pidieron la acusación

El diario El País relata que desde que Humberto Moreira fue capturado en el Aeropuerto de Barajas, los funcionarios de la embajada de México en Madrid recibieron órdenes de que se volcaran en el caso.

“Unos en la búsqueda de prestigiosos abogados españoles que se hicieran cargo de su defensa, otros en la atención a Vanessa Guerrero, la esposa de Moreira, y de sus hijas, que durante varios días se alojaron en el hotel Vincci Soho, en la calle del Prado, a escasos 100 metros de la legación diplomática en pleno corazón de Madrid”.

Cuando Humberto Moreira fue conducido ante el juez de guardia de la Audiencia Nacional, Enrique de la Mata, para comunicarle su ingreso en prisión, funcionarios de la PGR comenzaron a preguntar los motivos del encarcelamiento.

“Los teléfonos de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional comenzaron a sonar. Funcionarios de la Procuraduría General de la República (PGR) adscritos a la embajada les preguntaban por qué se había detenido a Moreira y que indicios o cargos había contra el expresidente del PRI”.

“Estaban muy interesados, pero no se les dijo ni pío”, dijo una fuente española.

El diario español afirma que el silencio de la policía española molestó a los diplomáticos mexicanos en España, porque en esta ocasión no les avisaron que Humberto Moreira sería detenido.

En la embajada creyeron que los agentes españoles les revelarían por qué había caído Moreira, pero no lograron su objetivo. Su silencio causó malestar en la legación diplomática ya que, además, en esta ocasión las autoridades españolas no les habían avisado de la detención como hacen habitualmente, según aseguran fuentes cercanas a la embajada. Se enteraron por la prensa digital española”, dice El País.

El lunes 18 de enero, el cónsul de México en Madrid se trasladó hasta la prisión de Soto Del Real para visitar a Moreira y un funcionario del consulado llamado Víctor telefoneó al despacho del abogado Manuel Ollé para conocer aspectos de la instrucción judicial.

El País segura que la Vannette Mercedes plateada de la embajada fue hasta el aeropuerto madrileño para recoger a Ulricht Richter, el abogado mexicano de Moreira.

“Toda la embajada estuvo volcada en Moreira como nunca había ocurrido con otros detenidos”, dijo.

Funcionarios de la embajada redactaron un texto para el Ministerio de Asuntos Exteriores y le preguntaron al juez Pedraz, instructor del caso, aspectos relevantes de la investigación.

Pero la respuesta que dio Pedraz fue estrictamente protocolaria y según fuentes judiciales, no facilitó ningún dato de la causa declarada secreta.

Crédito de la foto diariodepalenque.com.mx