El consumo de prendas y calzado de imitación es alto en México y una poderosa razón es el precio que se paga por artículos pirata, tanto que 23.6% de los mexicanos dice que es una costumbre entre personas pobres o gente sin dinero pero con “gustos caros”.

Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE) levantó una encuesta sobre la ropa que compran los mexicanos, y al poner las dos caras de la moneda (copias y originales) frente a frente, 66.7% de los entrevistados dijo cosas positivas de quienes compran cosas legales.

La encuesta telefónica preguntó entre 600 personas de todo el país ¿cómo definiría usted a una persona que compra productos originales? Y entre los que dijeron algo positivo están:

38.8% los describe como personas con dinero para hacer compras, 6.9% gente con buen gusto, 4.3% con principios y valores, 3.6% con preferencia por lo original, 2% que hacen bien, 1.8% buscan calidad y 1.1% apoyan la economía nacional.

Pero 6.6% los ven con desdén, 3.1% dice que quienes prefieren lo original son presumidos, 1.8% los ve como derrochadores y 1.7% los califica como delicados o quisquillosos; 2.7% les llama “fashinistas”.

Un significativo 13.4% no sabe qué son y 8.3% calló su pensamiento, en tanto que 2.3% tiene otra definición que no reveló.

Gabinete (www.gabinete.mx) también preguntó, ¿cómo definiría usted a una persona que compra productos de imitación? Y 23.6% de la gente tuvo opiniones neutras, entre las que se encuentran:

19.1% que cree que son personas pobres y 4.5% como gente con gustos caros.

24.3% de los entrevistados por GCE piensa mal de aquellos que compran pirata:

6.6% menciona que no saben comprar, 5.4% que son piratas, 3.3% que quieren aparentar lo que no son, 3% que no tienen principios ni valores, 2.2% que hacen mal, 1.4% que son tacaños, 1.3% que son presumidos y 1.1% que se trata de malinchistas.

11.7% de las menciones fueron calificadas por los analistas como definiciones positivas de quienes visten o calzan con copias:

7.5% de éstos siente que son gente ahorrativa, 2% que son ciudadanos normales, 1.6% los califica de astutos y 0.6% de prácticos o comodinos.

Pero un importante 31.5% comentó que no sabe cómo calificar a estos mexicanos consumistas de imitaciones, en tanto que 6% no reveló su pensamiento y 2.9% habló de otra definición que no aclaró.